Liquid rainbow es un ensayo de luz en un espacio interior controlado. Un hielo se derrite y cae sobre dos repisas que, acomodadas en un ángulo específico y bajo la incidencia de la luz,  permite que se proyecte un arcoíris.

El tiempo y su dimensión fugaz son dos elementos vitales; el "aquí y ahora" topológicamente ideal implica la existencia de una luz apacible que da forma a los reflejos y las sombras. Se activan las experiencias perceptivas  creándose una dinámica de movimiento a pesar de lo estático de las estructuras.

 

Liquid rainbow, 2019

instalación

hielo, agua, madera y espejo

3 x 3 x 3 m

 

*Proyecto realizado con el apoyo del Museo Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo,  Korea (MMCA).

© 2020 Julia Carrillo. Todos los derechos reservados.